[ Passwords a Vídeos Porno & mucho más enviando un solo SMS ] [ Galerías diarias de lesbianas ] [ Videos Porno Españoles!!! ]

[ Alocadas fiestas VIP's con total desenfreno y lujuria - Nuevas fotos TODOS los días ]

 

La verga de los burros y los caballos

Contactos Liberales - Mucho más Sexo - Partyline - Videos Calientes - Juegos Eróticos - - Más cartas eróticas

" border="0" alt="Sexo con morbo total" width="492" height="54">

  Hasta hace poco navegando por Internet vi tu pagina y la verdad me encantan los relatos porque me excitan muchísimo, y te contaré una historia que ocurrió justo después que vi tu pagina, espero te guste y que la publiques.

        Mi novio y yo teníamos una cita un viernes por la mañana, después de ir a desayunar, quedamos en ir a conocer los ranchos que hay saliendo de la ciudad en
que vivimos, y en el camino le conté algunas historias que había leído en tu pagina con el fin de excitarlo. Él me siguió la platica y terminamos hablando de lo grande que tienen la verga los  burros  y los caballos. Íbamos por una carretera muy solitaria  que daba  a un rancho, el se iba quejando de que la carretera  estaba muy  fea, cuando le dije que porque mejor no aprovechábamos el tiempo, rápidamente comprendió el doble  sentido de mi frase, y sin decir nada se saco el pene y me pidió  que se lo mamara. De  inmediato me agache y lo metí en mi  boca.  Mmmmmmmmghgggg, comencé a mamárselo suavecito  de  arriba hacia abajo y él gritaba del gusto que sentía
y así seguí chupándoselo cada vez más rápido y más fuerte hasta   que wuuuuaaaaaaaa, se vino por completo en mi boca. Para   esto, ya nos habíamos detenido en la carretera cuando de   pronto vemos que venían hacia nosotros unos caballos y, ¡oh,   sorpresa!, tenían su enorme verga de fuera, como cosa curiosa   los observamos y después seguimos nuestro camino hasta que   nos detuvimos en un paraje solitario de la carretera. Estaba   riquísimo el ambiente, fresco con olor a campo, nos abrasamos   y comenzamos a besarnos al mismo tiempo que él me empezó a   recordar la verga de los caballos y me decía al oído con una voz   que me derretía y me excitaba al máximo, "¿te gustaría que el   caballo te lamiera tu cosita mami?" Yo le decía, “no papito hazlo   tú, que es tuya.” En eso estábamos cuando escuchamos el   relinchido de un caballo, estaba frente a nosotros, observando   como él me acariciaba y besaba mis senos. Entre más me   tocaba él, más relinchaba el caballo y así con un lenguaje que   solo ellos entendieron, llegaron otros tres caballos y   frenéticamente trataron de brincar la cerca del corral donde   estaban. Para esto, los cuatro estaban con esa enorme verga   fuera, que casi se les reventaba de lo grande y gruesa que la   tenían. Mi novio como demostrándoles que él era el victorioso   que había logrado tenerme en sus brazos, me acariciaba más y   más, dejándoles ver lo que me hacia. Sacó mis senos de mi   blusa y me los mordía y mamaba exquisitamente, desabrochó mi   pantalón y con sus dedos empezó a frotar mi clítoris   excitándome hasta hacerme gritar y gemir como una loca.

Yo le gritaba bésame papito, hazme tuya mi amor, así, así, no te   detengas. Los dos gritábamos de placer mientras los caballos al   escucharnos trataban de llegar a mí, sin tener éxito, entonces mi   novio me decía "mira mami, los tienes locos, ¿te gustaría que   ellos te lamieran tu vagina con su lengua y que luego te cogieran   así como yo lo hago?" Ese juego de palabras hacían que me   excitara más y más. Nos besábamos y nos tocábamos hasta que   no pudimos más. Me quitó la ropa y dentro del carro hizo que   me  pusiera en cuatro y me penetró, que sensación aquella,   sentir su verga y saber lo mucho que me deseaba. Comenzó a   meterla y sacarla cada vez más rápido, los dos gritábamos   desesperados y abrumaos de placer y mmmmmmmmm, vino lo   esperado, un orgasmo largo y escalofriante que recorrió el solo   cuerpo que habíamos formado los dos. Cuando terminamos nos   vestimos y nos abrazamos dentro del carro. Volteamos a ver a   los caballos que estaban desesperados por brincar y hacerme lo   mismo que me había hecho él. Poco a poco sin escuchar ya   nuestros alaridos de placer y sin oler ese aroma tan especial de   su semen y mis fluidos, sus enormes y gruesos penes fueron   acortándose hasta quedar en su tamaño normal.

Así terminó nuestra aventura en el campo donde dimos rienda   suelta a nuestro amor y donde me di cuenta que no solo a los   hombres les despierto ese deseo incontenible de amar.

Jazmín


Mándame tus experiencias y cartas eróticas. Regalo una película porno a la mejor carta de cada semana!!!

Rocío Medina                ICQ: 127357948
rocio@partylineerotico.com

¿   Has probado el video-party? El chat más calentorro... y con imágen!

Más historias calientes